Organizar tu espacio de casa y / o de trabajo,  requiere tiempo y energía, pero no solo eso, sino que lo más importante, es saber el para qué quieres organizar tu casa.

 

Podemos hablar de metodologías, bla bla bla, pero ante todo, ¿es tu momento vital para hacerlo? ¿quieres, de verdad, generar un necesario caos para crear orden?  te dejo un artículo de lo importante que es, aceptar el desorden.

Te invito a que busques tu para qué, ¿Para qué quieres mejorar tu espacio? ¿Qué esperas al final de todo el proceso?

Durante el camino pueden salir a la luz, maneras de hacer ineficientes, objetos que ya cumplieron su función, ganas de comenzar una nueva etapa…, se trata de ponerlo todo patas arriba, eliminar y volver a recolocar, imaginando con ojos del ahora, del presente actual, una nueva disposición de las cosas y una nueva apertura mental para poner en tela de juicio tus hábitos y rutinas.

Hoy te dejo esta frase de una de mis últimas clientas, una reflexión, tras un gran trabajo de reorganización:

«Cuando todo está mezclado no se ve nada, en cambio, cuando todo está en orden, se ve todo».