Un nuevo día, reset hecho!

Si hemos sido constantes, hasta la meditación hemos podido hacer. Y poco a poco, entramos en la actividad y quehaceres.

Quizás eres de aquellas personas dinámicas, creativas, con mil ideas en la mente, que le encanta trabajar, que le encanta hacer…; quizá estás pasando por una etapa de cambios estresantes, desagradables aunque necesarios y no quieres olvidar cosas importantes, etc…; o quizá te gustaría saber como sacarle más partido a tu mente

Puede que en todos estos casos necesites hacer higiene mental, vamos a por ello!

Nos rodea un exceso de información diaria o infoxicación que vamos asimilando con nuestros sentidos. Información propia que circula por nuestra mente, junto con la que recibimos de nuestro entorno inmediato (familiares, amigxs, compañerxs…)  y la del entorno que nos acoge (sociedad).

Cosas por resolver, recordatorios que volcar, situaciones que zanjar…, nuestra mente puede parecer una madejada de cables sin conectar de múltiples colores.

¿De qué manera puedo hacer mi higiene mental?

Cada mañana, dedica un rato a la escritura automática para sacar preocupaciones, aquello a lo que le das vueltas sin parar; sería como hacer la higiene de dentro hacia afuera, como sacar nuestra «basura» al exterior.

A veces, simplemente, tenemos asuntos en la cabeza que nos preocupan y cuando trabajamos, pensamos en ellos y no atendemos a lo que tenemos delante. Por ello, ante problemas con alguien o con una situación difícil, escribe sobre ello, déjalo macerar un día y relee al día siguiente. Pruéba a ver qué tal.

Por otro lado, si eres de las que lo tienen todo en mente para recordar, cuidado!! porque no volcarlo y no tener un sistema de productividad puede hacer que vayas más lenta en algunos momentos. Habrá días en los que te sentirás más cansada, si le añades demasiadas cosas en la cabeza puede ser contraproducente.

Plasmarlo en un papel, soltar, vaciar los recordatorios, los eventos, las ideas… en un papel, en tu agenda analógica o digital hará que tu mente vaya a otro ritmo. Y no solo eso, sino que al ver la globalidad de todo lo que has sacado, quizá te permitas eliminar cosas que ocupan espacio en tu mente y que no te están aportando nada ni aportarán valor a tu vida.

La mejor manera de fluir en el trabajo es haber vaciado previamente nuestra mente.

!Conseguir ser tú, recuperándote de tus heridas emocionales, tomando el control de tu vida y construir ese estilo de vida que va contigo de ahora en adelante!