630679708

El poder de una libreta

¿Crees que una libreta en blanco te puede ayudar en tu día a día? Pues desde aquí construye Ryder Carroll, su método Bullet Journal (conocido también como Bujo). Su trastorno de déficit de atención fue la semilla de esta metodología que ha conquistado a profesionales y particulares.

Pasado, presente y futuro se trata continuamente con el propósito de crear la vida que deseas de una manera consciente, útil para tu proyecto de vida.

Es más que una agenda o un diario. si te apetece puedes mirar su libro aquí.

Si te encantan las libretas y no conoces este método analógico puede que te cautive, si eres más de digital, pon las orejas porque puede que te atrape como lo hizo conmigo. Es un sistema analógico en plena era digital.

En algunos casos verás por internet este método desde el punto de vista del lettering, de la caligrafía, de dibujar letras con colores, rotuladores, pinceles… muy visual.

En cambio, en mis sesiones individuales y grupales, explico este método desde su funcionamiento esencial, desde su utilidad y como lo puedes integrar en tu modus operandi. En mi opinión, es primordial familiarizarte con los pilares de Bujo.

De entre los beneficios de Bullet Journal están los siguientes: fomenta la concentración, tu atención, tu reflexión (como vivero de intenciones), la creatividad y libertad en personalizar una libreta que será única (no habrá otra igual).

Cómo comenzar a utilizar Bullet Journal

El método te invita a vaciar los pensamientos, esos que son la fuente de tus objetivos, responsabilidades, sueños, deseos, intereses, hábitos, proyectos.

Comenzaremos escribiendo de manera sencilla, sin extendernos dando ideas con registros rápidos, cortos, una frase breve y clara.

Conviene aprender un sencillo lenguaje, unas keys, unas viñetas, la parte más visual para «etiquetar» cada idea en tu libreta.

Si necesitas saber cómo hacerlo y crear un sistema de productividad efectivo y personalizado, puedes reservar una sesión conmigo.

«El día es excesivamente largo para quién no lo sabe apreciar y emplear – Goethe»