Caminar

Si sigues mis contenidos en Stories de Instagram, sabrás que soy defensora de cuidarnos también a nivel físico. Es muy importante movernos y en mi caso salgo a caminar varias veces a la semana.

Caminar para mí es una gran solución si quieres empezar a hacer ejercicio ligero.

Pero, ¿qué puedes conseguir si practicas el arte de la caminata consciente a solas?

No te pierdas a continuación los 26 puntos que considero importantes. No tienen un orden específico. Simplemente léelos y siente que es lo que te sugieren. Escoge aplicar aquellos puntos que te vibren.

Antes de dar paso a explicarte estos puntos, te recomiendo que si descansas durante el camino y te apetece probar el arte de la respiración consciente, leas este artículo que escribí en el cual podrás ver las mejores apps para comenzar a conectar con tu inhalación y exhalación.

Los 26 puntos a considerar:

1. Caminar hace que tu cerebro descanse para que conectes con tu cuerpo, aunque sean unos minutos diarios: “Be body my friend“.

2. Prepárate: equípate sobre todo con un calzado que agarre tu pie y lleva contigo tu cantimplora, hidrátate durante el camino, no solo cuando te lo pida el cuerpo.

3. Caminar por tierra es mejor que caminar por asfalto por el menor impacto de tus articulaciones en el terreno. Investiga qué parques tienes alrededor para tu práctica.

4. ¿Sabías que caminar aumenta tu capacidad respiratoria? Se dice que los pulmones pueden aumentar su tamaño hasta un 15% si haces un ejercicio continuado.

5. Date cuenta cuando respiras si lo haces por la nariz o por la boca. Observa si lo haces por la boca ya que puedes deshidratarte y a la larga puede acarrearte otras molestias. Por lo que, en la medida de lo posible, respira por la nariz y aprovecha su función de filtro a la hora de inspirar aire para nuestro organismo. Y si vas por el bosque, inspira la fragancia de los árboles muy beneficiosa para nosotros.

6. Disfruta del silencio al caminar a solas.

7. Observa los matices de los colores de edificios, los juegos de sombras causadas por el sol, mira hacia arriba y explora qué ves desde otra perspectiva.

8. Si quieres aumentar tu ritmo, espero que te sirva el siguiente tip. En mi caso busco las escaleras que hay al aire libre por mi ciudad y suelo subirlas y bajarlas al ritmo de una música enérgica que me acompañe.

9. Observa cómo te mueves mientras caminas, ¿cómo es tu postura? ¿es erguida o es todo lo contrario? Nota tu espalda como está y reajustala si hace falta y fíjate cada x minutos cómo caminas y ¿por qué no? esboza una gran sonrisa. Mientras sonries no estarás frunciendo el ceño.

10. Monitoriza tu ejercicio ya no solo en pasos, kilómetros, minutos… sino también a través de tu frecuencia cardíaca, el número de contracciones que realiza tu corazón por minuto (pulsaciones por minuto). Sabemos que en reposo nuestra frecuencia suele ser inferior a 100 ppm y que cuando realizamos ejercicio, evidentemente aumenta.

Es interesante conocer cuál es nuestro tope a partir del cual se considera que estamos haciendo un sobreesfuerzo. Te voy a dejar la referencia de James Nestor, quién en su último libro “Respira: La nueva ciencia de un arte olvidado“, decía que para calcular nuestro tope hay que restar a 180 nuestra edad. El resultado representa el tope máximo a partir del cual se considera que estamos haciendo un esfuerzo de más. Nota: este tope es para ejercicio aeróbico suave.

11. Piérdete por los caminos, no vayas siempre a lo conocido, escoge uno por el que no hayas transitado y mira qué es lo que te está rodeando. Conectamos nuevas conexiones neuronales cuando conocemos nuevos espacios. Nos abrimos también a nuevos estímulos.

12. Caminar te permite reflexionar sobre lo que has hecho en el día. Agradécete todo lo que hiciste si el ejercicio lo haces al final del día o comienza creando a nivel mental cómo quieres que sea tu día mientras caminas al alba.

13. Camina simplemente y deja que te lleguen las soluciones de aquello pendiente.

14. Si puedes camina sobre la arena para liberar tensiones.

15. Recuerda que caminar te sirve para despejar la niebla mental y salir de emociones intensas.

16. ¿Cuál es tu cadencia al caminar? ¿el número de pasos máximo por minuto que puedes hacer? Haz la prueba a ver qué información obtienes.

17. Sal con lluvia también y permítete mojarte ante una llovizna, refréscate y siente otro tipo de sensaciones.

18. Si caminas en la playa, dentro del agua, podrás notar la fuerza añadida que tendrás que aplicar.

19. Camina y visualiza. Todo lo material tiene origen en lo inmaterial, en el plano mental. Todo aquello que quieras crear primero ha de crearse en tu mente.

20. A veces caminar, requiere más atención, si cabe, si vas por terreno pedregoso.

21. Mientras caminas, puedes autoescanearte corporalmente a ver como está tu cuerpo. ¿Sientes alguna molestia?

22. ¿Sabías que según las emociones que tengamos en un momento dado tenemos un andar distinto? ¿cómo caminas cuando estás alegre, triste o enfadado?

23. Qué poco cuesta caminar y qué grande su beneficio.

24. Observa si en algún momento, el cuerpo te pide pasar de caminar a correr.

25. Respira en entornos limpios todo lo que puedas y visita los bosques de tu región huyendo así del aire contaminado de la ciudad.

26. Dáte una recompensa cuando hagas algo que requiere un pequeño esfuerzo.

!Conseguir ser tú, recuperándote de tus heridas emocionales, tomando el control de tu vida y construir ese estilo de vida que va contigo de ahora en adelante!

× ¿Cómo puedo ayudarte?