¿Has pensado alguna vez cuál es el disparador que hace que te pongas de verdad a ordenar tu casa y por tanto organizar tu vida

Para algunas personas puede ser una mudanza, el nacimiento de un hijxindependizarse, el inicio de la jubilación, una separación de pareja, un duelo, un bloqueo creativo, ganas de ordenar tras la lectura de un libro relacionado… 

Los disparadores pueden ser de todo tipo y en todos ellos hay componentes emocionales que atiendo en las sesiones de organización con mis clientas.

Por ello fusiono emoción y organización. No podemos apartar lo que sentimos a un lado. Todo lo contrario, nos será de gran ayuda para profundizar por qué acumulamos como acumulamos y por qué no ordenamos cuando en el fondo queremos hacerlo

Cuando un perro entra a formar parte de tu vida

Hoy te cuento el caso de la llamada de una clienta que, tras adoptar un perro como nuevo miembro de la familia, se encuentra en plena disposición de emprender este “viaje de organización” por su propia casa; en definitiva para quedarse con aquello que verdaderamente usa y quiere y con el fin de conseguir ese bienestar que tanto gusta sentir en tu propio hogar.

Una vez más el orden como medio y no como fin, para conseguir ese bienestar anhelado del cuál ya hablábamos en nuestro primer artículo del blog.

Un animal en casa requiere un periodo de adaptación no solo para él en este caso, sino también para la familia si es la primera vez que cuidan de un perro.

En el festival de orden en casa se pondrá el foco en lo que quieres conservar además de acoger todos los nuevos objetos necesarios del nuevo miembro.

Haz un checklist de las nuevas cosas necesarias y toma conciencia que estás entrando nuevos elementos en casa que antes no estaban porque no eran necesarias y que ahora sí lo son (te dejo una muestra aquí debajo): 

Checklist material necesario para tener un perro en casa

Previamente, pensad bien en qué lugar irá cada cosa, meditanto bien que sea funcionalaccesible… para que su mantenimiento sea real. Es importante, que todos los miembros de la casa sepáis donde va cada cosa para que vuelva a su sitio sin problemas.

Si no hay espacio en casa habrá que crearlo poniendo más consciencia en eliminar otras cosas y poniendo foco en el espacio de almacenamiento. Aunque tengas espacio es conveniente eliminar de manera consciente (soltando lo que ya no usas ni quieres) para que el número de objetos no aumente sin cesar.

Recuerda que tu casa representa tu vida actual y que puedes dar salida a los objetos que ya no usas de la mejor manera posible que es recirculándolos, para que otra persona pueda usarlos y así potenciar el reciclaje y la conciencia medioambiental.

Y tú, ¿cuándo estás ante un cambio en tu vida atiendes los objetos de los espacios de tu casa?