Sentirse acompañada por una Organizadora Profesional para estos momentos vitales.

No estamos acostumbradas a pisar el despacho de una abogada. El solo hecho de pensarlo puede generar cierta resistencia, angustia y/o estrés mental y emocional… si no lo hemos hecho nunca.

Se añade además que, normalmente, acudimos a dichas profesionales en momentos serios, tristes y emocionalmente desbordantes.

Tras la decisión tomada de una separación de pareja / divorcio comienza un camino desconocido, por el cual es necesario caminar.

Buscamos una persona que sea buena profesional en su trabajo y con quién nos sintamos a gusto a la hora de preguntarle por nuestras constantes dudas de lo que viene a corto y largo plazo. La palabra confianza adquiere aquí un verdadero valor.

Pisamos su despacho en el primer día de la cita, llevando a cuestas la propia carga mental y emocional del proceso que iniciamos, algo importante y a tener en cuenta siempre!

Esto no se dice o no se suele explicar, pero el vocabulario de las profesionales está tan integrado, que a las clientas se les puede escapar muchas cosas. Esta jerga tan específica junto con la vergüenza, en ocasiones, de no preguntar sobre lo explicado, hace que salgas de la consulta con algunas dudas.

En este nuevo camino ingredientes como:

Aclarar conceptos, organizarse para preparar documentos, tomar decisiones, buscar apoyo emocional en caso necesario, encontrar esa energía diaria hasta la resolución final… llevarán a que el proceso sea bien trazado con buenos medios.

Mi experiencia con una clienta

Hace poco acompañé a una mujer que, después de 30 años de relación, decidió ahora separarse. Me pidió explícitamente este servicio de acompañamiento al despacho de la abogada y desde entonces la ayudo en la preparación de documentos necesarios para el proceso judicial.

Ir juntas a la cita, permite que después del encuentro puedas poner en orden, con mi ayuda, en tus ideas, tus próximos pasos…, además que cuatro orejas, escuchan más que dos 😉

El hecho de compartir juntas todo lo escuchado, abre puertas para trazar una estrategia, tener más claridad en los pasos a seguir y sentirte más calmada aún cuando este momento no sea tu mejor momento. El hecho de hacerte de “traductora” de todo lo dicho en el despacho facilita las siguientes acciones, poniéndonos en marcha cuando decidas.

Una separación de pareja, un divorcio, con hijos o no, no es algo recurrente, que se vaya repitiendo en la vida de una mujer, por lo que es importante darle la importancia que merece a este momento y permitir sentirte sostenida por la ayuda que pueda estar pidiendo la parte más esencial de ti.

Hacer visible este servicio, este acompañamiento y realizarlo con mis clientas puede hacer más llevadero todo el estrés emocional que paralelamente sigue el proceso hasta su fin.

Si vives en Barcelona, te ayudo y acompaño en este vital cambio en tu vida, ya no solo en la ayuda práctica, logística de los pasos a dar a nivel legal, la preparación de documentos, sino también en la organización de tu nuevo espacio en tu hogar, una posible mudanza, una nueva organización con los hijxs, ayuda en la gestión de tu tiempo

¡En todos estos servicios puedes contar con la ayuda y confianza de Calma Vital!