Con cada persona / entidad con la que trabajo es una experiencia diferente: ella-conmigo y yo-con-ella.

 

Hoy en día, aprendemos habilidades, metodologías, herramientas, recursos…, en la era de la continua avalancha de información. Todo parece estar, aparentemente, a golpe de clic, accesible en cualquier momento.

Si sabes filtrar bien la información, por tanto escoger aquellos conocimientos que te interesan para mantenerte enfocada, puede llegar a ser suficiente para seguir creciendo, mejorando, evolucionando.

Aunque muchas veces, necesitamos una mirada externa, alguien que nos ayude a sacar a la luz, algún patrón que tenemos, que no nos permite avanzar.

Hace poco ayudé a una clienta, con quién ha sido un placer trabajar. Su feedback obtenido, información de gran valor, me ayuda también para continuar con mi trabajo. Después de la reorganización de documentos profesionales en su casa e implantar nuevos hábitos y maneras de hacer que puede aplicar en su día a día, me comentaba que le ayudó muchísimo no solo la metodología, sino también el aliento, el ánimo y el seguimiento de una persona que le iba dando pautas rigurosas para obtener un orden productivo.

Su mayor sorpresa, fue saber que existen personas que profesionalmente se dedican a estos temas, a la organización de espacios y a la instauración de hábitos… Su éxito fue más allá, ya que no solo consiguió lo que quería, sino que fue consciente del estrés continuado que vivía hasta la fecha.

Si necesitas hacer un reset y pedir ayuda, puedes acudir a los organizadores profesionales; aquí me tienes al alcance ¿Quieres preguntarme o hacer algún comentario?

× ¿Cómo puedo ayudarte?