Concentración y foco

Todas/dos sabemos la importancia de concentrarnos y de saber mantener el foco mientras trabajamos, mientras estudiamos, pero, verdaderamente, ¿nos han enseñado de pequeñxs a practicarlo de manera correcta?

Puede que ahora por la crianza de tus hijxs, no tengas todo el tiempo del mundo para dedicar en lo que más te gustaría o en el trabajo se te vaya la cabeza a las múltiples responsabilidades que tendrás cuando salgas de la oficina, ¿cierto?

Sea mucho o poco el tiempo que tengamos, lo importante es que entendamos que la concentración y su entrenamiento no es solo para actividades concretas, sino que podemos llevar esta habilidad a todas nuestras actividades más recurrentes del día a día para conseguir resultados, ya que las haremos con una mayor calidad y con una mayor presencia, y ésto lo va a notar tu entorno.

Entender la mente es primordial, es nuestra herramienta funcional más poderosa que por un lado nos puede permitir crecer y crear, o, por otro lado, nos puede llegar a enfermar si nos apegamos a ciertas conductas, pensamientos, rumiaciones, si nos auto limitamos con cierto tipo de creencias, si no buscamos ayuda, si nos aislamos, si nos enrocamos en vivir ensimismados sin llegar a vivir de verdad… 

Cuidar de nuestra mente es alejarla por ejemplo de ciertos enemigos:

1.La distracción (el uso “abusivo” y no consciente del móvil, por ejemplo).

2.El multitasking o lo que es lo mismo, hacer/atender varias cosas a la vez. Y es que somos muy optimistas con la idea de que podemos hacer más y más, !!vamos, que creemos tener el poder de la ubicuidad!!

Solamente tienes que recordar cuando ocasionalmente a nuestro ordenador le pedimos a la vez 3-4 órdenes a la vez, ¿qué suele pasar? esooo es: se colapsa y se queda procesando sin emitir ningún resultado inmediato; si esto es reiterativo ¿qué resultados vas a tener a la larga? piensa de qué manera nos puede afectar esta manera de hacer de manera continua. Puede que la adrenalina vaya a mil y te sientas bien, viva, hasta que un día pase factura. !Ojo con ello!

3.Otro enemigo de nuestra mente es el piloto automático, hacer de manera inconsciente, sin ton ni son, sin planificar, sin hábitos, sin ver realmente, por ejemplo, al final de la semana qué se ha hecho realmente que pueda satisfacerte o de provecho.

4.Dejarse llevar por las necesidades o expectativas del entorno… es decir las de otras personas… es otro de los enemigos de mantener el foco.

En primer lugar por tanto, detecta cuáles son tus principales enemigos. Te invito a que reflexiones sobre ello…

Profundizar y reflexionar nos llevará a la acción

Vamos a entrar en materia:

Hay 2 fuerzas que controlan nuestra existencia y que nos llevan a la dispersión y por tanto a nuestra perdición.

1.El entorno (ciertas personas o ciertas situaciones) que nos hace desviar de nuestro foco.

2.Nosotras mismas cuando nos dejamos llevar por las distracciones a nivel interno (ya sea con un pensamiento que enlaza con otro sin fin) o por conductas dispersas cuando pasamos de una acción a otra sin control.

¿Qué nos puede ayudar?

1.Comprender cómo funciona nuestra mente.

2.Saber cuáles son nuestras prioridades en cada momento y en cada etapa de nuestra vida.

  • Por ejemplo, ¿estás embarazada? quizá el autocuidado sea tu máxima prioridad ahora.
  • ¿Has tenido a tu hijo/a? quizá sea el bienestar de él/ella y del vínculo que estáis creando como familia esa prioridad ahora mismo.

Si aprendemos a concentrarnos y a poner foco en nuestros cometidos diarios, vamos a conseguir hacer mejor lo que decidamos hacer en cada momento de nuestra existencia (sea una responsabilidad o un placer merecido).

¿Qué es interesante saber?

Te voy a hablar de dos elementos vitales.

Conciencia y mente. Fíjate que son dos conceptos bien bien diferentes.

La mente entendida como un lugar estático que no se desplaza dentro de nuestra cabeza. Imagina por tanto que tu mente es una cueva y dentro de ella, existen múltiples cavidades (la cavidad del miedo, de la alegría, más allá la de la gratitud, la de la preocupación, la del amor incondicional, la de la esperanza… ¿puedes imaginarte el amplio espectro, a qué si?

Ahora imagina que eres tu misma como conciencia que porta una linterna y que se va desplazando por estos lugares de esta cueva. Allá donde permanezcas aquello será lo que estarás percibiendo, sintiendo… si te quedas un rato en la cavidad de la alegría ¿cómo te sentirás al cabo de unos minutos?, pletórica, expansiva con ganas de conectar con otros…

Aunque a priori, es verdaderamente difícil controlar donde permanecer el mayor tiempo posible, es importante saber que YO, como conciencia que lleva una linterna, puedo moverme y transitar por otros estados que puedan beneficiarme.

Quizá si he permanecido un tiempo en la parcela del miedo y la preocupación, puede ayudarme, con fuerza de voluntad y foco transitar por otro estado anímico, ¿por qué no empezar a entrenarlo?

Este es el primer paso, es una buena manera de entrenar la concentración: llevar la conciencia al lugar que quiero y mantener esa conciencia el mayor tiempo posible. Es la manera de comenzar a crear hábitos, hábitos que pasarán a formar parte de nuestro estilo de vida.

Busca situaciones recurrentes en tu día a día para empezar a entrenar la concentración:

A nivel interno si notas preocupación, miedo, tristeza prueba de sentir esa sensación para transformarla y llevarla a una sensación de calma, paz y armonía. Hay muchísimas herramientas que pueden ayudarte, has de encontrar aquella que te va bien a ti. Puedes consultarme si así lo deseas.

La verdad es que ahora son momentos para ralentizar ese ritmo frenético típico de los tiempos de hoy y poder practicar el foco.

Estar al 100% por algo o por alguien va a generar no solo que estés con los 5 sentidos, también entrenarás una manera de hacer más profunda, menos superficial y esto te va a generar más paz y bienestar haciendo mejor y dejando de estar en mil sitios a la vez. Una conversación profunda, amable, comprensiva necesita atención y tiempo…

¿Cómo sabré que empiezo a llevar las riendas de mi conciencia? por ejemplo, cuando puedo pasar de una tarea a otra desde mi voluntad férrea, cuándo lo puedo decidir de manera consciente…

Se trata del dominio de la propia conciencia y es que nuestra conciencia está constantemente moviéndose entre pasado, presente y futuro; si está en el pasado o futuro de manera descontrolada puede que esté en la preocupación, miedo, ansiedad, estrés… ¿cómo será tu día a día desde esta situación? diferente es, si estás recordando desde la búsqueda de un recuerdo que te satisfaga o si estás planificando tu futuro a largo plazo. Es MUY MUY importante entender estas diferencias.

Es por ello que lo que nos da paz, equilibrio y bienestar es permanecer en el aquí y ahora porque es en el presente que puedo cambiar cosas.

¡Es Ahora que puedes pedir ayuda si la necesitas en tus objetivos profesionales! !Ahora puedes pedir a tu pareja renegociar ciertos acuerdos con respecto a la crianza de tus hijos!

¡No lo postergues…!

Cuando estoy presente, puedo tomar mejores decisiones, veo las cosas más claras, desde aquí puedo ver mi situación actual de otra manera: para poder evaluar alternativas, para crearlas yo o con ayuda, para salir del bucle nocivo del miedo por ejemplo…

Lo vamos a dejar de momento aquí: te voy a recomendar el libro de Singletasking una cosa a la vez: de Devora Zack para que puedas bajarte de esa corriente de fans de la multitarea.

¿Quieres saber más sobre este fascinante tema? ¿Quieres comenzar a entrenarte?

Si necesitas un acompañamiento más personalizado, puedes hacerlo contactando conmigo y practicar en un entorno seguro y confidencial en sesión privada.

!Conseguir ser tú, recuperándote de tus heridas emocionales, tomando el control de tu vida y construir ese estilo de vida que va contigo de ahora en adelante!

× ¿Cómo puedo ayudarte?