Hablamos de mudanzas. ¿Cómo prepararlas?

Cuando hablamos de mudanzas, solemos tener asociada la palabra estrés: días donde todo está patas arriba y con el añadido de compaginar este cambio con la rutina del día a día.

Si incorporamos planificación en las mudanzas, todo se ve de otra manera. Es verdad que se ha de invertir energía antes del momento del traslado de objetos, aunque esta inversión nos ahorrará tiempo futuro y malos momentos.

Vivir sin estrés esta experiencia es posible! Así que comencemos. !Vamos!

Ingredientes para preparar la pre-mudanza y por tanto preparar todos los objetos que van a acompañarte en tu nueva vida: tiempo, energía y material que veremos más adelante.

Todo dependerá del volumen de objetos que te llevarás, si tienes familia, tu trabajo diario… lo que es cierto es que podemos comenzar una pre-mudanza con varias semanas de antelación, ¿qué cuántas? mmmm, podríamos decir que 3 meses podría ser un buen número.

Bloquea tiempo diario o semanal, ese es el primer paso, lo que quiere decir reservar tiempo, agendarlo y cumplir con esta cita como si de la revisión del dentista se tratara.

Prepara el material que te hará falta para el guardado y traslado de objetos. Aquí tienes de manera resumida lo que necesitas:

Cajas de diferentes medidas, automontables (recuerda no llenarlas al 100%).

Cajas de formato armario para guardar la ropa colgada y ahorrar tiempo posterior.

-Cajas formato porta-documentos.

Mantas para el traslado de muebles.

Papel de todo tipo (kraft, papel periódico, burbuja…).

Precintos, flejes para transportar las cajas, film transparente, perfiles de goma para proteger electrodomésticos y cantoneras!múltiples posibilidades!

Antes de proteger tus objetos y embalar, vamos a por la «selección de tus elegidos» para trasladar a tu nueva vida.

1.Puedes vaciar en una superficie una categoría de tu casa (ya sea ropa, libros, documentos, objetos de valor sentimental, accesorios varios…). Elige una en concreto y comienza.

2.Observa qué tienes, clasifica y escoge qué te llevaras contigo. Lo que no te llevas y que por tanto descartas, puedes donar, regalar, vender… Ya lo decíamos en Instagram.

3.Ya puedes comenzar a empaquetar en cajas. Recuerda identificar éstas, ya que nos servirá para colocarlas directamente en la estancia de la futura casa y por tanto saber priorizar, según necesidades, cuál abrir primero.

En la caja puedes escribir qué contiene y a qué estancia irá e identificarla con un número.

Te puede ayudar escribir en una hoja como ésta e inventariar todas tus cajas y así saber, de primeras, en el momento del traslado si necesitas un medio de transporte más o menos voluminoso.

Llevarte esta hoja a tu nuevo domicilio antes del traslado (si te es posible) te puede servir para comenzar a decidir tu nueva organización y crear mentalmente nuevos sistemas que te facilitarán tu día a día. Recuerda ¡Cada cosa en su lugar y un lugar para cada cosa!

Puede pasar, que en el momento de desembalar, hagas nuevos descartes porque no veas útil y/o necesario esos objetos que se habían salvado en un primer momento! Adelante, es bueno saberlo previamente.

Comienzas una nueva vida ¡Calma!

Te dejo aquí un resumen de este post para que puedas acceder fácilmente a él.